Dependiendo de la técnica y los materiales que puedan ser utilizados para realizar una impresión, se pueden cometer ciertos errores. Desde un diseño incorrecto, un mensaje que está mal escrito y con faltas ortográficas, errores al aplicar la tinta, la apariencia visual sobrecargada, un material ...